Responsabilidad Social

Responsabilidad social

Toda empresa esta conformada por individuos, seres humanos diversos que en conjunto establecen una identidad como empresa. Nuestra responsabilidad social como empresa surge a partir de los individuos que la conforman y esta basada en los siguientes principios Budistas:

Origen Dependiente

El budismo enseña que todas las formas de vida están interrelacionadas. Cada existencia individual contribuye a crear el medio ambiente que sustenta a todas las demás existencias. Cuando nos damos cuenta de la extensa cantidad de interconexiones que nos vinculan con todas las otras vidas, nos percatamos de que nuestra existencia sólo cobra significado a través de nuestra interacción y relación con los demás. Al involucrarnos con los demás, nuestra identidad madura, evoluciona y se enriquece. Es entonces cuando comprendemos que es imposible construir nuestra propia felicidad sobre la infelicidad de otras personas. También, podemos ver que nuestras acciones edificantes repercuten en el mundo a nuestro alrededor.

Inseparabilidad del individuo y el medio ambiente

Significa que la vida y su entorno son inseparables. Ello a su vez implica que, aunque percibimos las cosas que nos rodean como separadas de nosotros, existe una dimensión de nuestra vida que es una con el universo. De acuerdo con el budismo, la totalidad de lo que existe alrededor de nosotros, incluido el trabajo y las relaciones familiares, es un reflejo de nuestra vida interior. De modo que, si cambiamos nosotros, nuestras circunstancias inevitablemente cambiarán también. La mejor acción que podemos emprender en bien de la sociedad y de la tierra es transformar nuestra propia vida, para sustraerlas del influjo de la ira, la codicia y el temor. Cuanto más firme sea nuestra convicción de que nuestras acciones pueden influir profundamente en todo, mayor será la influencia que logremos ejercer en nuestro entorno.
Amplie estos conceptos en http://www.sgi.org/es

El Yo superior

El concepto budista de “yo superior” proporciona el marco para el tipo de cambio que se necesita en la conciencia para restaurar la armonía de la vida en nuestro planeta. Específicamente, el yo superior se expresa en un sentido de responsabilidad más amplio y en un deseo por contribuir con el bienestar de los demás y del planeta. Este sentido de responsabilidad y compromiso impulsa el crecimiento de nuestras capacidades humanas, las cuales extendemos para convertirnos en una influencia positiva en nuestro medio ambiente. Hay que cambiar de una cultura obsesionada por los bienes materiales, a otra centrada en los valores culturales y humanos. El concepto de “yo superior” ofrece una visión esperanzadora, y la seguridad de que podemos comenzar en este preciso momento, justo donde estamos y tal como somos a transformar el mundo.